Declaración de la Encargada de Negocios a.i. de la misión permanente de Cuba ante los Organismos internacional con sede en Ginebra, Nancy Madrigal Muñoz, en el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC sobre la Sección 211

 

PAZPAZPAZPAZ

17 diciembre de 2012

Señor Presidente,

Como cada mes denunciamos, los Estados Unidos se mantienen como infractores permanentes del sistema de solución de diferencias de la OMC al mantener la vigencia de la “Sección 211 de la Ley Ómnibus de Asignaciones de 1998”, que desde el año 2002 fue dictaminada incompatible con el Acuerdo sobre los ADPIC y con el Convenio de París por este Órgano.

Una vez más constatamos mediante el informe de situación presentado por los Estados Unidos que el gobierno de este Miembro continúa sin efectuar la más mínima acción para aplicar las recomendaciones y resoluciones del OSD en este caso. No hay excusa que justifique la ilegal conducta mantenida por ese país que cuenta con la capacidad institucional y el respaldo económico necesario para cumplimentar las disposiciones del OSD. Sin embargo, se lo impide su voluntad política y su usual y probado desprecio a las más elementales reglas y principios del Derecho Internacional.

Nos disponemos a desarrollar a partir de mañana en el marco de la OMC el “Undécimo Examen de las Políticas Comerciales de los Estados Unidos” en cuyo informe circulado como documento WT/TPR/G/275, entre múltiples cuestiones, este Miembro destaca, y cito:

  1. Durante cerca de dos decenios, el sistema de solución de diferencias de la OMC ha demostrado ser un instrumento valioso para los Miembros, como foro único para examinar y resolver las diferencias con sus interlocutores comerciales”. 
  1. “Para asegurar el cumplimiento de los Acuerdos de la OMC, los Estados Unidos han sido uno de los países del mundo que ha recurrido con más frecuencia a los procedimientos de solución de diferencias de la OMC”. Asimismo, que “los Estados Unidos han obtenido decisiones favorables prácticamente en todos los sectores, con inclusión de las manufacturas, la propiedad intelectual, la agricultura y los servicios. Esos casos abarcan una serie de Acuerdos de la OMC -que entrañan normas sobre el comercio de mercancías, el comercio de servicios y la protección de la propiedad intelectual– y afectan a una extensa gama de sectores de la economía estadounidense”.
  2.  

De manera que se trata de un Miembro que se beneficia en gran medida del sistema de solución de diferencias de la OMC y sobre todo de sus decisiones en el área de la propiedad intelectual.

Por consiguiente, el Gobierno de la República de Cuba considera que el actuar de este Miembro resulta incongruente con el incumplimiento de larga data que mantiene en relación con la Sección 211 y con el hecho de que en el transcurso de más de una década no haya realizado ninguna acción efectiva para cumplimentar las recomendaciones y resoluciones  del OSD.

El OSD dejó constancia a través de sus decisiones que la Sección 211 es contraria a normas específicas de la OMC. Pese a ello, se ha aplicado  contra el legítimo titular de la marca Havana Club en los Estados Unidos, la empresa cubana CUBAEXPORT, respaldando judicialmente el uso fraudulento de esa marca por la compañía Bacardí.

Cabe recordar que desde 1976 CUBAEXPORT obtuvo y mantuvo sin oposición alguna la titularidad de la marca según los procedimientos establecidos por la Oficina de Marcas y Patentes (USPTO) de los EUA. La renovación del registro se realizó en 1986 y 1996 bajo la autorización de una licencia general para efectuar el pago de la cuota de renovación sin traba alguna, hasta que se adoptó la Sección 211. Con posterioridad se negó la licencia a CUBAEXPORT para efectuar el pago de la cuota de renovación y a pesar del largo proceso judicial llevado a cabo en diferentes instancias durante 6 años, la empresa se verá despojada de un derecho que ostentó por 30 años.

Nos preguntamos entonces ¿cómo puede el Gobierno de los Estados Unidos erigirse como paradigmático defensor de la propiedad intelectual cuando arrebata en su territorio el registro de una marca a su legítimo titular, por no permitirle cumplir con el simple requisito administrativo de pagar la cuota de renovación establecida?

¿Qué garantías reales ofrecen los Estados Unidos a los derechos de propiedad intelectual en su territorio, cuando mantiene vigente la sección 211 incompatible con las disposiciones del Acuerdo sobre los ADPIC y la aplica a un titular cubano?

Señor Presidente,

Cuba continuará defendiendo todos sus atributos de soberanía y no dejará de exigir el cumplimiento por los Estados Unidos de sus obligaciones jurídicas como Miembro de la OMC y de la comunidad internacional.

Instamos así a ese país a cumplimentar las recomendaciones y resoluciones del OSD y a proceder a la íntegra derogación de la Sección 211 como única opción  para encontrar una solución justa a esta disputa.

Muchas gracias

Cubaminrex

Anuncios

Acerca de Boris Cuba Moscu

Ciudadano cubano con status de emigrante
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s