Cuba y la maquina del tiempo…

 “Cada país lava sus errores, a veces horrores, Con hombres que siempre saben contestar”:

¿Qué harías tú en mi lugar?” Buena Fe Siempre me he preguntado si yo hubiera cometido los errores de las generaciones anteriores: ¿habría tirado huevos a los que emigraban? ¿Habría marginado a los rockeros, homosexuales o religiosos? ¿Habría practicado el enmascaramiento que obligaba a un militante a esconder su crucifijo o escuchar a los Beatles a escondidas? Para analizar esto usemos una máquina del tiempo y recordemos décadas pasadas. Prefiero pensar que no, que sería un revolucionario con suficiente sentido común para no humillar a una persona que ejerce uno de los derechos más antiguos del hombre: emigrar a donde desee. Que no marginaría a otros ni ocultaría mi forma de pensar o de actuar por un miedo a la incomprensión y el ataque del resto de la sociedad. Me hago la idea de que no sería un censor y casi me convenzo de esto, pero Einstein no se equivocó con aquello de la relatividad. En todo caso, yo soy yo y mi circunstancia (como decía Ortega y Gasset), soy producto del contexto y las experiencias que he vivido, y en otros tiempos, hubiera sido una persona distinta. Por eso no me apresuro en juzgar a la ligera a los censores del pasado, a los que tiraron huevos o los que cometieron otros errores, condeno esas actitudes pero lo pienso dos veces y trato de ser objetivo para no pecar de injusto. En esta especulación histórica, mi respuesta será la del Gato de Schrödinger : habría cometido los mismos errores y a la vez no. Quizás hubiera sido un reproductor más de los cánones de ese tiempo, hubiera cometido errores que años después intentaría borrar de mi memoria (hasta inconscientemente) y aun así tendría mucho más para estar orgulloso que para avergonzarme. Habría luchado con todas mis fuerzas pensando en lo mejor para los míos, con todos los aciertos y desaciertos que ello conlleva. Y gracias a Schrödinger, por otra parte podría tomar una postura digna y avanzada para mi tiempo, podría negarme a compartir los errores que a veces me parece desafiaron el sentido común y toda lógica. Podría estar por encima de todas esas equivocaciones y necedades, arriesgarlo todo por lo que creía correcto y responderle a esos hombres que Buena Fe menciona: ¿qué haría yo en tu lugar? ¡Hacerlo bien, carajo! Desde la altura del 2012 es fácil emitir estos criterios, es fácil decir lo que debieron hacer otros. Al final la historia nos juzgará a nosotros por lo que estamos haciendo en estos momentos, y cada respiro, cada latido de nuestros corazones debe estar encaminado a fallar lo menos posible, a defender todo lo que puede llegar a ser esta Revolución. Para nunca tener que disculparnos en el futuro, sino poder decirle orgullosos a nuestros hijos, que hicimos lo que teníamos que hacer.Por: Harold Cárdenas

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE BORIS

Anuncios

Acerca de Boris Cuba Moscu

Ciudadano cubano con status de emigrante
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s