EEUU saluda flexibilización migratoria de Cuba pero no cambiará su política

PAZPAZPAZPAZ

Disidentes cubanos temen que gobierno siga privándolos de derecho a viajar

12.01.13.- El gobierno de Cuba tendrá la facultad legal de prohibir la salida del país de una persona por razones de “interés público” cuando entre en vigor la reforma migratoria el lunes, atribución que prominentes disidentes temen que se aplique contra ellos de forma arbitraria.

“Me han negado el permiso diciéndome abiertamente que no puedo viajar (…) y en otros casos lo que hacen es darme la callada por respuesta”, dijo a la AFP el veterano disidente Elizardo Sánchez, un escéptico de la nueva ley migratoria.

La solicitud para obtener pasaporte, único requisito para salir del país, puede ser rechazada a un cubano “cuando por otras razones de interés público lo determinen las autoridades facultadas”, según la nueva ley migratoria.

Las autoridades cubanas justifican esta disposición que puede limitar el derecho a algunas personas en nombre del bienestar de la “mayoría”.

“Son razones que tiene el Estado, razones de la mayoría, las regulaciones que se tomen en beneficio de la mayoría, aunque algunas personas puedan sentirse limitadas en sus derechos”, dijo a la televisión el segundo de Inmigración y Extranjería, coronel Lamberto Fraga.

“Desde el punto de vista del Derecho Administrativo y desde el punto de vista de la doctrina jurídica, son disposiciones abarcadoras de los intereses fundamentales de los intereses mayores del Estado y de los intereses de la población”, añadió.

Elizardo Sánchez, quien encabeza la ilegal aunque tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, considera que “la nueva ley migratoria sigue siendo esencialmente discriminatoria y persiste la violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos” sobre el libre movimiento de las personas.

“A todas luces el Gobierno va a mantener una política discriminatoria con aquellas personas que no son partidarias del Gobierno o que no aplauden sus políticas”, añadió el activista.

Algunas veces, Sánchez y otros disidentes, como el fallecido Oswaldo Payá, Elsa Morejón (esposa del ex preso político Oscar Elías Biscet), Héctor Palacios y su esposa Gisela Delgado, han viajado con autorización y regresado a Cuba, pero en otras ocasiones las autoridades les condicionaron el permiso de viaje a una salida definitiva o les dieron largas sin respuestas concretas.

Toda oposición es ilegal en el único país comunista de Occidente, donde el gobierno considera a los opositores como “mercenarios” al servicio de Estados Unidos, aunque en el último tiempo ha suavizado el trato hacia ellos: un inédito diálogo entre el presidente Raúl Castro con la Iglesia Católica condujo a la excarcelación de 130 presos políticos en 2010 y 2011.

El economista Oscar Espinosa Chepe, uno de los 75 disidentes condenados a altas penas en 2003 y excarcelado con licencia extrapenal por motivos de salud, dijo que la última vez que solicitó autorización para viajar al exterior con su esposa Myriam Leiva, en octubre de 2010, las autoridades le condicionaron la entrega del permiso de salida a que no regresara.

“Ellos me dijeron que sí podía viajar, pero la condición era no regreso a Cuba y eso fue lo que no acepté”, relató Espinosa Chepe a la AFP.

El economista también cree que no lo dejarán viajar una vez que entre en vigor la nueva ley, en virtud de que él se encuentra libre con “licencia extrapenal” (libertad condicional) desde que salió de prisión en 2004.

Indicó que a veces una táctica de las autoridades es dilatar la respuesta a los opositores que han pedido permiso para viajar. “Que yo sepa a nadie le dicen que no, pero lo mandan a volver una y otra vez”, dijo.

La bloguera opositora Yoani Sánchez, cuyas tentativas de viaje han sido negadas por las autoridades una veintena de veces, publicó esta semana varios mensajes expresando su incertidumbre en la red social Twitter.

“Oscilo entre la esperanza y el escepticismo, como tantos otros cubanos”; “mi maleta sigue lista para un viaje CON RETORNO! Podré ir?”, “estaré en la lista de los que no pueden viajar? Cuántos otros también?”, son algunos de sus recientes tuits.

 

EEUU saluda flexibilización migratoria de Cuba pero no cambiará su política

11.01.12.- Estados Unidos no modificará su política de visas para los cubanos ante la inminente entrada en vigor de nuevas normas para salir de la isla, declaró este viernes la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

A partir del lunes, los cubanos que tengan pasaporte ya no deberán pedir y pagar un permiso de salida ni contar con una carta de invitación para partir del país.

Esos dos requisitos fueron durante décadas los principales obstáculos para viajar al exterior, además de las visas que les reclaman los países destinatarios.

La medida cubana había sido anunciada en octubre y saludada por Washington como una nueva señal de apertura.

Pero “la política migratoria de Estados Unidos, regulada por la Ley de Inmigración y Naturalización (INA) no se modificará”, señaló Nuland en una declaración oficial.

Los ciudadanos cubanos aún requieren visa o permiso de entrada válidos para ingresar a Estados Unidos, excepto aquellos que consiguen llegar de forma clandestina.

Estados Unidos “está trabajando para garantizar los mecanismos para controlar cualquier incremento en las demandas de visas o de inmigración indocumentada”, añadió el texto.

Washington “urge a las familias cubanas a que utilicen la reunificación familiar legal y otros mecanismos de inmigración ya aplicables”, concluyó el texto.

Cerca de un millón de cubanos viajó al extranjero por motivos personales entre 2000 y agosto de 2012, según cifras oficiales.

De los casi dos millones de cubanos que emigraron desde la llegada de Fidel Castro al poder en 1959, el 85% de ellos vive en Estados Unidos.

 

Principales reformas incluidas en nueva Ley Migratoria de Cuba

10.01.13.- Cuba pondrá en marcha el lunes una nueva Ley Migratoria que flexibiliza los viajes de los cubanos al exterior y pone fin a una política que restringió por décadas las aspiraciones de sus ciudadanos de salir y entrar libremente a la isla.

Las nuevas medidas migratorias están entre las reformas más populares adoptadas por el presidente Raúl Castro desde que reemplazó en la presidencia a su hermano enfermo Fidel, en febrero del 2008.

A continuación, algunas de las reglas migratorias que arrancan en la isla el lunes próximo.

* Elimina los costosos permisos de salida y las cartas de invitación, dos de los mayores obstáculos hasta ahora para emigrar.

* Para viajar al exterior, sólo exige la presentación del pasaporte actualizado y la visa del país de destino.

* Extiende de 11 a 24 meses el tiempo máximo de permanencia en el exterior para los residentes en Cuba que viajen por asuntos particulares.

* Los cubanos que permanezcan fuera de la isla durante 24 meses no deberán pagar, como hasta ahora, costosas prórrogas cada mes a las que estaban obligados para mantener su estatus legal en el país.

* Los menores de 18 años no estarán limitados para salir de la isla temporalmente previa autorización de los padres ante notario público. Incluso pueden residir 24 meses en el exterior.

* Aún requieren “autorización” para viajar los dirigentes, algunos profesionales como médicos, técnicos de la salud y otros graduados, que son considerados “vitales”, así como deportistas de alto rendimiento, entrenadores, técnicos deportivos y militares.

* Los cubanos que emigraron deben regresar a la isla con un pasaporte nacional y podrán permanecer en el país hasta 90 días de visita. Los que cuentan con un permiso de residencia en el exterior pueden estar en Cuba de visita hasta por 180 días.

* El Gobierno normalizó la entrada al país de aquellos cubanos que emigraron ilegalmente después de los Acuerdos Migratorios con Estados Unidos en 1994. Podrán retornar siempre que hayan transcurrido ocho años como mínimo desde que ocurrió el hecho.

* No tendrían que esperar ocho años para regresar al país como turistas aquellos ciudadanos que emigraron de manera ilegal cuando eran menores de 16 años.

* No podrán regresar a Cuba aquellos ciudadanos que salieron del país a través de la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo por razones de defensa y seguridad nacional.

* Están impedidos de viajar aquellos varones cubanos que estén sujetos a la Ley del Servicio Militar, que deberán cumplir con la Ley de Defensa Nacional.

* En el proceso de repatriación se incluyen los cubanos que residen como emigrados en el exterior menores de 16 años y otras personas por razones humanitarias.

(Reporte de Nelson Acosta y Rosa Tania Valdés. Editado por Silene Ramírez)

Reuters Latam

 

Reforma migratoria cubana lleva a cuestionar vieja ley EEUU

19.10.12.- La decisión que anunció Cuba esta semana para facilitar los viajes al extranjero de sus ciudadanos no debería generar un éxodo repentino en el corto plazo, pero podría llevar a que se reconsidere el tratamiento preferencial que desde hace muchos tiempo reciben los inmigrantes cubanos en Estados Unidos.

Alarmados por la cifra de cubanos que han llegado a Miami por motivos económicos en lugar de las razones políticas que provocaron oleadas migratorias en el pasado, incluso algunos exiliados cubanos están cuestionando cada vez más una ley que les ha garantizado durante décadas un refugio seguro en Estados Unidos.

La Ley de Ajuste cubano de 1966 fue aprobada durante el Gobierno del presidente estadounidense Lyndon Johnson y se puso en práctica para legalizar el estatus de unos 300.000 cubanos que se encontraban en un limbo legal, tras abandonar la isla y llegar a Estados Unidos como refugiados poco después de la revolución socialista de 1959.

La Ley marcó un procedimiento inusual, ya que no requería que los cubanos presentaran una solicitud de asilo político y les otorgaba automáticamente el ingreso legal y el camino para obtener la residencia permanente en Estados Unidos.

Tampoco se estableció una fecha para la duración de la ley. En aquellos primeros días de la revolución, la mayoría de los cubanos, así como las autoridades estadounidenses, nunca imaginaron que el éxodo seguiría por décadas porque estaban convencidos de que el Gobierno comunista encabezado por Fidel Castro no duraría en el poder.

La legislación se ha mantenido vigente desde entonces, dando la opción a los cubanos de obtener un estatus migratorio único y privilegiado, solamente comparado con el de los húngaros en 1956.

“Con toda franqueza, es anacrónica. La Ley realmente no tiene mucho sentido hoy en día”, dijo José Azel, del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos en la Universidad de Miami.

Bajo las nuevas medidas anunciadas el martes en La Habana, los cubanos ya no necesitan obtener un permiso especial de salida para viajar al extranjero y sólo deben tener un pasaporte “actualizado”, además de un visado normal que deberá otorgar el país al cual pretenden viajar.

EEUU OBSERVANDO EL “FLUJO”

Autoridades estadounidenses sostienen que las nuevas medidas para flexibilizar los viajes no afectarán los programas existentes de visados para los cubanos que desean visitar a Estados Unidos.

“Pienso que la pregunta es si más cubanos desean viajar y están solicitando visas (…), pero obviamente tenemos que ver cómo esto afecta el flujo de viajes”, dijo a periodistas el martes Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado.

Estados Unidos acepta unos 20.000 cubanos anualmente mediante una lotería de visas, así como a otros miles bajo programas especiales incluidos en la reunificación familiar y casos de refugiados políticos.

Pero las nuevas medidas podrían dar lugar a que más cubanos busquen vías para viajar a terceros países como México o Canadá, para luego continuar camino a Estados Unidos.

La cifra de cubanos que llegan sin visas a las fronteras y aeropuertos de Estados Unidos ha oscilado entre 4.000 y 5.000 en los últimos dos años, según el Departamento de Seguridad Nacional. El diario The Miami Herald estima que el número se elevó hasta 7.400 el pasado año.

“SOY CUBANO”

Según la ley, cualquier cubano que llega a la frontera de Estados Unidos se le permite la permanencia legal de forma automática y puede solicitar la residencia definitiva un año después.

“La Ley no requiere ningún tipo de declaración de persecución. Todo lo que tienes que decir es: ‘Yo soy cubano'”, dijo Lisandro Pérez, un experto en el tema Cuba de la Universidad de Nueva York.

El Gobierno cubano ha arremetido contra la Ley de Ajuste de 1966 y sostiene que alienta a los cubanos a abandonar la isla y la emigración ilegal, poniendo en riesgo sus vidas al tratar de cruzar el traicionero Estrecho de Florida.

La mayoría de los países cuentan con requisitos rígidos de visados para los cubanos. Sin embargo, Ecuador eliminó el requisito de visa para el ingreso de los cubanos en el 2008 y ha visto crecer su llegada a 27.000 en el 2011 desde 4.700 en el 2007, según datos del Ministerio de Turismo.

México fue una vez destino popular para personas que transportan a cubanos en lanchas rápidas porque está cerca geográficamente y el Gobierno no los enviaba de regreso a la isla cuando eran interceptados.

Pero en el 2008, a instancias de Cuba, México firmó un acuerdo para deportar a los cubanos, lo que llevó a una fuerte disminución en las cifras.

Miles de cubanos han obtenido pasaportes españoles en los últimos años en virtud de una ley destinada a restaurar la ciudadanía de los descendientes de quienes huyeron de ese país en la década de 1930 durante la Guerra Civil española. Más de 60.000 pasaportes se han entregado en los últimos tres años y hay unos 180.000 cubanos que califican para este beneficio.

Como miembros de la Unión Europea pueden ingresar a Estados Unidos sin visa y luego reclamar la residencia bajo el estatus de la Ley de Ajuste.

“Al poder viajar libremente a México y Canadá y poder ingresar a Estados Unidos por caminos fronterizos, la migración económica se convierte en un problema mayor”, dijo John McAuliff, del Fondo para la Reconciliación y el Desarrollo que aboga por mejores relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Algunos exiliados cubanos más viejos se quejan de que se está abusando de la Ley por aquellos que llegaron recientemente y viajan a menudo a Cuba para visitar a amigos y familiares.

Un representante cubano-estadounidense de Miami, David Rivera, presentó una enmienda a la Ley a principios de este año tratando de despojar a los exiliados cubanos de su estatus migratorio en Estados Unidos si regresan a Cuba a visitar a sus familiares.

“El hecho de que los cubanos hagan uso de la Ley de Ajuste Cubano citando la persecución política, y rápidamente viajan al país que les persigue, es un abuso claro y flagrante de la Ley”, dijo.

(Reporte adicional de Jeff Franks en La Habana y Eduardo García en Quito. Traducción en La Habana de Nelson Acosta).

Reuters Latam

 

Camino de Cuba a EEEU aún es largo

17.10.12.- La sorpresiva decisión de Cuba de facilitar a los ciudadanos el salir del país no significa que los cubanos puedan comprar cualquier boleto de avión e irse a Miami.

Los posibles inmigrantes y turistas seguirán necesitando el permiso del gobierno de Estados Unidos para ingresar legalmente. Con un periodo de espera de años por una visa, es posible que el cubano promedio no pueda irse de la isla en el corto plazo.

“Esto tal vez termine siendo mucho alboroto por nada”, dijo José Azel, un experto en inmigración cubana del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanos Estadounidenses de la Universidad de Miami.

Victoria Nuland, vocera del Departamento de Estado, dijo el martes que Estados Unidos da la bienvenida a “cualquier reforma que permita a los cubanos entrar y salir de su país libremente. Seguimos comprometidos con los acuerdos migratorios bajo los cuales ambos países apoyan y promueven una inmigración segura, legal y ordenada. Nuestros requerimientos para obtener la visa siguen sin cambios”.

Bajo acuerdos migratorios de 1994, Washington acepto impedir que los cubanos detenidos en el mar entraran al país. En 1995, el gobierno estadounidense comenzó a aplicar la política de “pie mojado, pie seco”, que permite acoger a cualquier cubano que llegue a las costas, mientras que los que son atrapados en el mar son devueltos a Cuba.

Desde entonces, miles de cubanos que realizan el traicionero viaje por el Estrecho de Florida han recibido como recompensa su estadía en Estados Unidos. A diferencia de los inmigrantes de cualquier otro país que entren de manera ilegal, la mayoría de los cubanos no sólo pueden quedarse, sino que también pueden solicitar la residencia legal y eventualmente la ciudadanía.

La política de bienvenida no es solamente para los cubanos que llegan por mar. En años recientes, miles de posibles inmigrantes han optado por contratar a traficantes que los llevan en barco a México, desde donde se dirigen por tierra hacia Texas. Estos cubanos con “pies polvorientos” pueden quedarse en Estados Unidos después de someterse a exámenes médicos y revisión de antecedentes.

Azel dijo que es probable que la eliminación del permiso de salida para viajar al extranjero anunciada el martes por el gobierno de Cuba “no sea abierta para todos” como el éxodo de 1980, cuando el régimen de Fidel Castro abrió el puerto de Mariel durante seis meses y concluyó con la llegada 125.000 inmigrantes, incluyendo criminales y pacientes mentales, a Florida.

El académico señaló que casi todos los países latinoamericanos, incluyendo México, piden visa de ingreso a los cubanos. Por ALICIA A. CALDWELL

 

Reforma migratoria en Cuba provocará “un Mariel legal y lento” hacia EEUU

16.10.12.- La eliminación del permiso de salida para viajar de Cuba al extranjero anunciada este martes en La Habana provocará un nuevo éxodo hacia Estados Unidos, “Un Mariel legal y lento”, según pronostica un catedrático estadounidense experto en Cuba.

“Esto es un Mariel legal y lento, pero será otro Mariel”, dijo a la AFP el profesor Jaime Suchlicki, catedrático y director el Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami.

Suchlicki comparó la medida anunciada este martes en Cuba, que entrará en vigor el 14 de enero próximo, con el movimiento en masa de cubanos que partieron del puerto de Mariel hacia Estados Unidos entre el 15 de abril y el 31 de octubre de 1980 tras una apertura hecha por el líder revolucionario Fidel Castro.

Entonces, más de 125.000 cubanos, entre ellos cientos de ex convictos, huyeron de la isla por mar hacia Estados Unidos, donde provocaron una crisis de inmigración que llevó al entonces presidente Jimmy Carter a decretar medidas para castigar a todos aquellos que transportaran inmigrantes.

Para el catedrático de la Universidad de Miami, el motivo del anuncio hecho por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba es “sobre todo una cuestión de política interna”.

“Primero que nada busca quitarse de encima un montón de gente que tiene que alimentar, segundo, se quita una enorme presión social porque los cubanos querían viajar y no se lo permitían y tercero distrae la atención de los problemas económicos porque ahora la gente empieza a ocuparse de cómo conseguir un pasaporte para ir a la embajada de España a conseguir una visa”, indicó Suchlicki.

Tanto el profesor como la dirigente del Directorio Democrático Cubano Janisset Rivero coincidieron en que el día 13 o 14 de enero próximo, “va a haber largas colas de cubanos en todas las embajadas tratando de conseguir visas”.

“¿Cuántas visas les van a dar los españoles? No creo que muchas con la situación económica que están atravesando. ¿Cuántas visas les van a dar los venezolanos o mexicanos? Tampoco muchas, por lo tanto no van a poder salir en grandes cantidades pero van a salir a paso lento y legal”.

Según Suchlicki, “los que salgan para México van a intentar entrar por la frontera, los que salgan para España van a venir a México y se van a meter por la frontera: de manera que todos van a buscar terminar en Estados Unidos”, dijo.

Para Rivero, “muchas personas van a intentar salir de la isla, eso seguro”.

“En Cuba existe mucho descontento, existe mucha presión social y la gente va a tratar irse del país a como dé lugar, yo creo que esto prodría propiciar una emigración grande”, indicó la activista, subrayando que esta supuesta flexibilización migratoria “no plantea ningún cambio real, por lo tanto no debería motivar por ahora ningún cambio de la política migratoria por parte de Estados Unidos”.

Estados Unidos no contempla cambiar “nada de las leyes en vigor”, declaró este martes la portavoz del Departamento de Estado Victoria Nuland.

Washington mantiene desde 1966 la llamada Ley de Ajuste, por la cual un cubano que pisa territorio estadounidense automáticamente puede pedir la residencia.

Además ambos países establecieron acuerdos migratorios, teóricamente para impedir operaciones de salida masiva de la isla.

“Siempre urgimos a las familias cubanas a que utilicen la reunión familiar legal y otros mecanismos de inmigración que ya están en vigor”, dijo Nuland al considerar la medida de La Habana como una acción “consistente con la Declaración Universal de Derechos Humanos, que establece que todos deberían tener el derecho a salir de cualquier país, inclusive el propio, y/o regresar a su propio país, a entrar y salir”.

No obstante, el profesor Jaime Suchlicki indicó que un eventual cambio de la política migratoria estadounidense hacia Cuba dependerá de quién ocupe la Casa Blanca después de las elecciones presidenciales del 6 de noviembre.

“Si sigue (Barack) Obama puede ser que haya un mayor relajamiento de la política de Estados Unidos, en el sentido que se permita a más cubanos entrar al país y a más (estadounidenses) ir, pero con (el republicano Mitt) Romney no creo que vaya a ver nada de eso. Èl seguiría su línea dura en materia migratoria, como la que ha mantenido para cualquier otro país ahora que está en campaña”.

 

Reforma migratoria de Cuba es parte de una cadena de sucesos de medio siglo

16.10.12.- Las flexibilizaciones migratorias anunciadas por Cuba este martes, forman parte de una larga cadena de sucesos, que marcaron la salida de la isla de casi 2 millones de cubanos durante medio siglo, como consecuencia de la revolución de Fidel Castro en 1959 y su diferendo con Estados Unidos.

Estos sucesos cambiaron desde entonces el patrón migratorio de la isla, pues “el principal país receptor de su emigración, también es el contrario antagónico y enemigo irreconciliable del proyecto político y económico” establecido después de 1959, señalan los académicos Antonio Aja y Cristian López en su ensayo “Migraciones Internacionales”.

Estos son los principales sucesos migratorios en 50 años:

1959-1962 – Salen del país figuras vinculadas al derrocado gobierno del dictador Fulgencio Batista. Se estiman en más de 274.000 los emigrados en ese lapso. Estados Unidos aprueba un programa para los emigrados cubanos y La Habana aprueba la confiscación de bienes de los emigrados y el permiso de salida de todos los nacionales que viajen temporal o definitivamente (tarjeta blanca).

1960-61 – Unos 14.000 niños cubanos fueron llevados a Estados Unidos en la llamada “Operación Peter Pan”, ante rumores de que el gobierno quitaría a los padres la patria potestad para trasladar los menores a la Unión Soviética.

1962 – Alrededor de 30.000 personas emigran por vía aérea hasta 1965.

1965 – El gobierno cubano abrió el pequeño puerto de Camarioca, 120 km al este de La Habana, para que yates de cubanos radicados en Miami busquen a sus familiares en la isla. Unas 2.700 personas son trasladadas en esta operación.

1965-1973 – Otras 268.000 personas emigran a través de un puente aéreo entre los dos países.

1966 – Entra en vigor en Estados Unidos la Ley de Ajuste Cubano, que concede facilidades para una inmediata radicación y obtención de trabajo a los cubanos que lleguen a Estados Unidos. Cuba la denomina “Ley asesina” y la acusa de estimular la emigración ilegal.

14 abril 1980 – 21 cubanos irrumpen por la fuerza en la embajada de Perú en La Habana en demanda de emigrar. En el incidente muere un custodio de la sede diplomática. Ante la negativa de las autoridades peruanas a entregar a los ocupantes, Cuba retira la custodia y 10.000 personas ingresan a la embajada. Se produce el mayor éxodo masivo por el puerto del Mariel, 50 km al oeste de La Habana, por donde parten 125.000 personas.

1984 – La Habana y Washington firman un acuerdo migratorio que fija una cuota máxima de 20.000 visas anuales para emigrantes de Cuba.

1994 – Unos 36.700 cubanos salieron hacia el sur de Estados Unidos durante varias semanas en la llamada Crisis de los Balseros, después de que el gobierno cubano permitiera el éxodo.

Cuba y Estados Unidos suscriben un nuevo acuerdo migratorio en el que Washington se compromete a otorgar un mínimo de 20.000 visas anuales a cubanos y a repatriar a la isla a quienes sean interceptados en el mar.

Unas 400.000 personas han emigrado en virtud de estos acuerdos, más otras decenas de miles, sobre todo jóvenes, que han emigrado legalmente hacia Europa y otros países.

Noviembre 2011 – Como parte de las reformas de Raúl Castro se autoriza la compra-venta de casas y automóviles, entre ellos a los posibles emigrantes, terminando con la confiscación de bienes.

16 Octubre 2012 – Se anuncian la supresión del permiso de salida y otras restricciones a partir del 14 de enero de 2013, así como del permiso de entrada para emigrados, a los que se les prolonga la estancia de uno a tres meses.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE BORIS

Anuncios

Acerca de Boris Cuba Moscu

Ciudadano cubano con status de emigrante
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s