Texto íntegro de la entrevista exclusiva ofrecida a Telesur por el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla

PAZPAZPAZPAZ

Vie, 25/01/2013

Bienvenidos a esta entrevista especial que ha preparado teleSUR para ustedes. Desde Chile estamos en este lugar donde se está realizando una de las reuniones más importantes del planeta: América Latina y el Caribe, además de Europa se encuentran en esta ciudad de Santiago de Chile para hablar de temas que tienen que ver con el futuro de los ciudadanos.

Para eso vamos a conversar con el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, a quien agradecemos por estos minutos a teleSUR.

Bienvenido Canciller, gracias por estar con nosotros. Y me gustaría abrir con sus comentarios sobre las expectativas que tiene Cuba, Canciller, en relación a este encuentro que se está realizando aquí entre los líderes de nuestra región, pero además con algunos líderes de Europa que han decidido reunirse aquí en Santiago de Chile.

BR:Un saludo a todo el pueblo chileno y a la audiencia de teleSUR. Yo siento que hay que tener en cuenta necesariamente lo que ha ocurrido en el pasado. Por casualidad, yo estuve presente en el año 1999 en la primera Cumbre de este tipo. Allí Europa propuso y hubo bastante credulidad a una “asociación estratégica birregional”. Han pasado un montón de años y nada de eso ha ocurrido.

En esta Cumbre se propone, he escuchado a algunos mandatarios hablando del tema, de lo que llaman una alianza estratégica birregional del desarrollo sostenible”. Uno de los obstáculos para el desarrollo de América Latina y el Caribe es precisamente su desfavorable relación económica con Europa, que sigue obedeciendo a los patrones inequitativos del orden económico internacional, los movimientos de precios, la especulación financiera, la deuda externa, la injusta relación entre los proveedores de productos manufacturados y materias primas, son un factor en contra de nuestro desarrollo.

En segundo lugar, los patrones de producción y consumo europeos y que prevalecen en general en el mundo son insostenibles, degradan el medio ambiente, amenazan la existencia misma de la especie humana.

En tercer lugar hay grandes disparidades y grandes diferencias en las visiones de la época y las visiones del planeta entre Europa y América Latina y el Caribe. La Cumbre es útil sin embargo.  Siempre es positivo el diálogo, siempre es bueno intercambiar puntos de vista y yo siento que esta época, en esta nueva época de América Latina y el Caribe, hay también una nueva oportunidad para Europa. Si Europa comprendiera que América Latina y el Caribe hemos cambiado, que no somos una neocolonia de los Estados Unidos, que somos adultos, que los sistemas políticos europeos, el “Estado de bienestar” y las  políticas neoliberales que en determinado momento se trataron de imponer en América Latina y el Caribe han fracasado, sistemas políticos que están en crisis, se ven hoy las escenas en Europa. Si hay  países que tienen un paro del 50 por ciento en su juventud, las políticas de austeridad se están descargando en los inmigrantes, que una buena parte de ellos son latinoamericanos y caribeños, entonces es una situación complicada.

Sin embargo yo siento que si Europa mirara de manera diferente a América Latina y el Caribe, como un socio igual, como un igual soberano, sin aquellos dejos de metrópolis, sin aquellos dejos coloniales con que nos han mirado históricamente, habría una oportunidad.

Me parece que Europa necesita ahora más que nunca, en tiempos de crisis del euro y de la crisis económica global, a América Latina y el Caribe.

AI: Y, ¿por qué entonces la CELAC decide hacer una reunión de este tipo? Una reunión empresarial inicialmente con Europa y no hacerla entre nuestros Presidentes como debía ser y como estaba en los estatutos?

BR:Bueno, nosotros somos realistas. A nosotros no nos gustó nunca la idea de hacer coincidir la Cumbre CELAC-Unión Europea (UE) con la Cumbre ordinaria de CELAC que, por cierto es la primera reunión, y me agrada estar aquí en Santiago de Chile para participar en ella, pero los avatares de los calendarios internacionales, las inclinaciones del país anfitrión hicieron que esto fuera así y yo tampoco siento que esto es demasiado malo porque tendremos una Cumbre en las próximas horas, terminando la Cumbre CELAC-UE, que por cierto va a ser una Cumbre muy privada. Por los arreglos que conozco, entiendo que solo van a ser públicos los discursos de apertura y clausura. No sé por qué todo tiene que ser privado, no se por qué las discusiones sustanciales no se pueden hacer delante de una cámara de teleSUR, por ejemplo, pero bueno, así ha sido diseñado.

Pero sí, me siento muy optimista sobre esta primera Cumbre del CELAC que va a ser un éxito, un proceso de consolidación de esta organización.

AI: Bueno, Cuba va a recibir la presidencia pro témpore en esta misma Cumbre. ¿Cuál es la agenda de Cuba para lograr que se avance en esos principios y valores de la CELAC? Los valores de solidaridad, de avances en el proceso de unidad entre nuestro países, de avances en el tema económico, con más equidad, la participación directa del pueblo en el futuro. Eso, ¿cómo Cuba lo va a garantizar?

BR:Bueno, Cuba no es todavía la Presidencia Pro témpore de la CELAC, lo será en unas 48 ó 72 horas y ya habrá momento en que podamos hablar sobre nuestros planes. De hecho en esta Cumbre que se efectuará ahora, la Cumbre de la CELAC, habrá discusiones, habrá que hacer el balance de este año, del 2012, después de aquel evento extraordinario, de una dimensión histórica trascendental que fue la fundación de la CELAC , en Caracas, en el Bicentenario de nuestra independencia, bajo el liderazgo del Comandante Presidente Hugo Chávez, con la movilización y participación del pueblo venezolano, de la Revolución Bolivariana.

De ese acontecimiento memorable hasta hoy, han ocurrido diferentes hechos que la Cumbre tendrá precisamente que evaluar. De manera que nosotros encararemos la Presidencia cubana con mucha modestia, con la convicción de que hay que poner por encima los intereses de lo que Martí definió como “nuestra América”, la Patria Grande Bolivariana, por encima de cualquier estrecho interés nacional o de cualquier interés bilateral por legítimos que sean, buscando todo lo que nos acerca y evitando lo que nos separa.

AI: Como parte de la troika, Cuba estuvo precisamente tratando de hacer que se cumplieran este año los objetivos. ¿Qué nos puede adelantar de lo que se logró desde su fundación hasta esta primera Cumbre?

BR:La troika es un mecanismo esencialmente facilitador, más bien procesal. No es una instancia política de la CELAC, que todas sus decisiones las toma en composición universal que es la única manera verdaderamente, democrática, participativa de hacerlo. Yo siento que sin la CELAC, América Latina y el Caribe habrían concurrido a los eventos internacionales del 2012 en situaciones mucho más precarias.

Siento que se ha avanzado este año. Hay herramientas fundamentales de cooperación que se han seguido desarrollando como es por ejemplo Petrocaribe o el ALBA, o eventos relacionados con el comercio y las relaciones económicas tan importantes como los desarrollos en Mercosur y el papel importantísimo que juega UNASUR y todo eso va confluyendo en CELAC, creándose ese acervo de esta organización que es distinta de las que le dieron origen porque refleja una época también distinta.

Yo creo que este año ha sido de construcción y habrá que seguir trabajando por su consolidación.

AI: Bueno Ministro, aprovechando que estamos aquí en Chile en esta reunión. Hemos visto como hay una campaña en contra de Cuba. Desde la derecha de aquí, de Chile, se está acusando a Cuba de proteger terroristas. Se está hablando del caso de Jaime Guzmán, un hombre de derecha que apoyó la dictadura de Augusto Pinochet y que fue asesinado y están diciendo que algunos responsables de ese asesinato están siendo protegidos por Cuba. En torno a este tema y a lo que son estos ataques continuos a Cuba, ¿cuál es la posición del país frente a eso?.

BR:Bueno, la pregunta mezcla muchos temas diferentes. Yo debo ser muy prudente, primero porque soy un invitado del gobierno de Chile, del pueblo chileno, del Estado chileno, no de un partido político o de algún amigo que me haya invitado a venir aquí.

En primer lugar, porque precisamente acabo de decir que nuestro interés supremo es proteger la unidad de la CELAC, el desarrollo de la CELAC. A mí, me da la impresión que no es buena  idea mezclar un evento internacional de este carácter y mucho menos uno con otra región de la que estamos muy distantes, como es Europa, con temas de carácter bilateral.

No me imagino en qué manera podría beneficiar a nadie, a ningún partido político, por muy de extrema derecha que sea llevar contenciosos o asuntos bilaterales al contexto de un evento internacional de dos Cumbres o en especial de la Cumbre de la CELAC.

A mí me parece que, precisamente, hay un sentimiento general de la CELAC de abstenerse de abordar temas allí de carácter bilateral. Todos tenemos asuntos bilaterales, intereses bilaterales, cada país del ALBA los tiene, Cuba los tiene también y por eso quiero ser muy prudente.

En segundo lugar, sobre el caso judicial del que tanto se habla, yo he visto con sorpresa desde mi llegada la frase permanente de que se quiere evitar que la Cumbre se “cubanice”, que se está “cubanizando”. Y a mí me asombra porque Cuba es una isla pequeña y creo que son más de 60 los Estados que están concurriendo aquí, a Santiago de Chile. Uno se siente honrado con tanta atención. Hay que decir que sobre cualquier asunto judicial o de otra naturaleza existen canales establecidos por los instrumentos internacionales y por la práctica internacional y esos casos pueden ser abordados de esa manera.

En tercer lugar, sobre el terrorismo. La posición de Cuba sobre el terrorismo es inequívoca, es conocida, de absoluto rechazo pues condena, y se enfrenta en términos prácticos, a cualquier manifestación de terrorismo, con cualquier motivación, contra cualquiera que se dirija, desde cualquier lugar que se genere.

Cuba siempre ha sido víctima histórica del terrorismo de Estado de los Estados Unidos y América Latina y el Caribe han conocido décadas de dictaduras militares sangrientas en que el terrorismo de Estado fue un instrumento. Más de 40 mil chilenos fueron asesinados, torturados, desaparecidos, con prácticas de terrorismo de Estado y el presidente Salvador Allende fue asesinado. Son conocidos los hechos de la Colonia Dignidad, ¿Qué fue el Plan Cóndor sino acciones de terrorismo de Estado coordinadas por grupos vinculados a la dictadura militar al amparo de los Estados Unidos, que las apoyó, las permitió, las respaldó en el poder?, de manera que hizo la vista a un lado, de manera que hay un doble rasero cuando se habla hoy, lamentablemente, sobre el terrorismo, que es un problema real que la humanidad debe enfrentar a través de la cooperación internacional y no mediante la selectividad, no mediante las guerras, no mediante la intervención militar.

AI: Además de que en ningún espacio se ha logrado comprobar que Cuba pudiera tener alguna relación con estos temas de que se le acusa. Al contrario Ministro, hemos visto la solidaridad de Cuba en países como Haití y la colaboración de los médicos que están realizando allí con los ciudadanos haitianos. Igualmente con el tema educativo en Nicaragua, Bolivia, Venezuela; con el tema de la salud, de las operaciones de la vista a los ciudadanos, pero además de eso hay un tema nuevo, reciente, que se está  desarrollando en estos momentos y es la Paz en Colombia y se está discutiendo precisamente en Cuba.

Cuba está sirviendo como espacio para que se desarrollen estas conversaciones. Allí, cuéntenos de eso, cómo hacer, Ministro, que ese tipo de solidaridad que Cuba hace expresamente se contamine en el resto de la CELAC, o sea, que la CELAC  propicie espacios para que se de esa solidaridad.

BR:La CELAC precisamente se inspira en otros principios, como la independencia, la diversidad, la soberanía regional sobre los recursos naturales, en el respeto al Derecho Internacional y a los propósitos y principios de la Carta Internacional de las Naciones Unidas, el abstenerse de la amenaza del uso de la fuerza, una vocación de paz regional, la oposición a las armas nucleares y la lucha por el desarme nuclear, pero hay también un principio de solidaridad que está en las raíces mismas de la fundación de la CELAC.

Nosotros, América Latina y el Caribe estamos en condiciones de desarrollar proyectos de cooperación, que pueden ser muy importantes a pesar de que hayan recursos limitados, si lo hacemos entre todos. Habrá países que requieran concursos en mayor medida en unas áreas u otras. Todos tenemos ventajas y posibilidades de aportar experiencia. Cuba lo demuestra, la experiencia lo demuestra y,  en Haití, yo siento que América Latina y el Caribe tiene una profundísima razón, para de conjunto con el gobierno haitiano, que es quien debe establecer todas las prioridades, dar un paso esencial en materia de cooperación.

El proceso de paz en Colombia es otro asunto. Cuba tiene una posición histórica en este sentido y continuará de manera discreta, imparcial como ha hecho hasta ahora alentando este proceso y como Sede Permanente y Garante del proceso continuará aportando las mejores condiciones.

AI: En la búsqueda de la multipolaridad, CELAC surge para contrarrestar la unipolaridad, pero además de eso se une recientemente un encuentro entre la CELAC y China y se habló incluso de hacer un trabajo de cooperación entre China y la CELAC. Cuéntenos sobre esa visita, esos resultados, sobre esos avances con un país como China.

BR:La CELAC se plantea continuar la diversificación de sus relaciones hacia el resto del mundo. Martí, cuyo 160 aniversario de su natalicio conmemoraremos en los próximos días, evoca el concepto del “equilibrio del mundo”. Necesitamos un mundo multipolar que no deje espacio a políticas unilaterales, a amenazas a la paz, a la existencia de arsenales nucleares o desarrollo de armas no convencionales letales, de manera que yo siento que estamos en esa capacidad.

La CELAC, por tanto, ha estado desarrollando su relación bilateral con otros importantes actores a nivel internacional. De hecho, se está produciendo una Cumbre birregional mañana con países que, como China, Rusia e India, juegan un papel de liderazgo mundial y que tienen políticas solidarias de cooperación y respeto hacia nuestra región.

AI: La primera Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y que en primera instancia se va a reunir con países europeos, líderes europeos en estos dos primeros días. Sigue con nosotros el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez.

Canciller en este segmento quisiera que habláramos de los cambios internos que está viviendo Cuba. Hay un proceso de modernización de su sistema económico hay un ampliación para que los ciudadanos comiencen a participar de manera más activa. ¿Cómo avanza ese proceso?.

BR:Yo diría que bien, con una característica muy peculiar en estos tiempos difíciles, que es la participación del pueblo discutiendo políticas económicas y tomando participación en las decisiones de Gobierno.

Imagínese si en Europa se discutieran los paquetazos de austeridad o en otros países se discutieran las devaluaciones de moneda con la población, ¿qué pasaría? y no quiero mencionar a nadie. De manera que yo diría que es un proceso muy democrático, muy abierto y participativo que enfrenta las dificultades propias de esta coyuntura.

Cuba enfrenta un bloqueo por más de medio siglo y las consecuencias de la crisis económica global también se sienten. Sin embargo, yo diría que los resultados son alentadores, que se avanza, al ritmo que es posible y  requiere la sociedad cubana y no es un proceso para complacer a nadie, mucho menos al Gobierno de los Estados Unidos.

Se tiene en cuenta la opinión de la gente con la flexibilidad de dar los pasos necesarios, cambiando lo que hay que cambiar y modernizando el sistema económico, pero yo diría que es sobre todo un proceso con la participación de la gente.

Un hecho es la permanente manipulación de la prensa sobre estos temas. Yo, asombrado, he visto el asunto de la falsa foto que publicó El País (de España) sobre el Comandante Presidente, Hugo Chávez, lo cual fue una bestialidad, pero para mis adentros decía: es lo que hace casi todos los días El País con Cuba, al no confirmar la veracidad, el lugar y el momento, cuando difunde una información. Uno se pregunta si El País se atrevería a hacer eso con algún gobernante europeo o algún familiar del directivo de ese periódico que tanto calumnia a nuestro país.

Yo diría que hay un reconocimiento en nuestro pueblo de que las medidas de actualización de nuestro modelo económico, marchan en la dirección correcta y que los resultados van siendo los esperados, a pesar de que los problemas son enormes, la cuesta es muy arriba y resolver los problemas de la economía tomará tiempo, demandará un arduo trabajo para incrementar la productividad y la eficiencia como base para disponer de más recursos para el consumo y para la distribución en la sociedad.

Yo diría que, internacionalmente, los sectores que miren con objetividad, todas las personas mínimamente informadas, expresan simpatía por este proceso.

AI: ¿Cómo se ven esos cambios internos de Cuba, en el marco de la unidad de América Latina y el Caribe?

BR:América Latina y el Caribe es una región unitaria, tenemos ventajas en esta materia, toda una historia común, factores culturales comunes muy arraigados y al mismo tiempo es una región diversa.

Mencioné antes que se reflejan asuntos bilaterales. Sin embargo, es una región en la que prácticamente no hay conflictos, es una región de paz que acepta la diversidad de modelos –concepción elementalmente democrática-, la diversidad de pensamiento. Aquel pensamiento único que se trató de imponer en América Latina, el pensamiento neoliberal, aquel pensamiento político que se trató de imponer, incluso aquellas dictaduras que se impusieron en su momento y después en la llamada década perdida, con la imposición de aquellos modelos foráneos, que despertaron ilusiones en alguna gente como si América Latina debiera parecerse a Estados Unidos, de cuya democracia conocí bastante en los años que viví allí y de la que tengo profundas discrepancias y no es un referente para mí, o de las democracias europeas que hoy están resolviendo las protestas de los ciudadanos con represión policial.

Yo diría que un concepto para CELAC es la búsqueda de una profunda unidad desde nuestras raíces, nuestras culturas y nuestros intereses comunes, que son además legítimos y tomando en cuenta que es una región plural y diversa.

AI: Ese proceso de integración dentro de la CELAC también lo están desarrollando los propios pueblos. Las organizaciones sociales envían su representación y discuten temas fundamentales que después son entregados a los líderes, para que sean analizados e incluidos en las discusiones.

¿Cómo ese proceso de empoderamiento que están viviendo nuestros pueblos, usted cree que hay oportunidad de que eso llegara a cambiar en caso de que en alguno de nuestros países volviera la derecha, por ejemplo como lo han intentado en países de Los Andes y las amenazas que hemos tenido los otros países?.

BR:Yo preferiría que en las instancias internacionales se discutiera como se discute en Cuba, que es con la participación de la gente, es decir, con la participación de los parlamentos, de la sociedad civil, de las Organizaciones no Gubernamentales (ONG), incluso con la participación sin intermediarios políticos, los estudiantes, los trabajadores, reunidos debatiendo.

Yo tengo experiencias muy enriquecedoras y, precisamente en este momento en Cuba se está realizando la campaña previa a la elección de diputados y delegados a las asambleas provinciales, tuve excelentes encuentros con estudiantes de secundaria, enseñanza media, superior, universitaria para discutir temas que son esenciales como las políticas educacionales que tanto les atañen.

Yo siento que la CELAC es eso también, un proceso de acortar las distancias, de ir estrechando la comunicación y el vínculo no sólo en el plano intergubernamental, sino con los sindicatos, con los gremios, las organizaciones estudiantiles, femeninas, la gente y los pueblos, creo que algo que debería caracterizar a la CELAC en el futuro sería eso.

Nosotros no hemos pensado todavía en cómo deberían ser las futuras Cumbres, pero a mí me encantaría que ocurrieran en los mismos lugares, en las mismas zonas, que no hubiera que hacer como en aquella cumbre de medio ambiente en el 2009, a la que yo asistí personalmente, la manera en que se maltrató, se reprimió y alejó a los representantes de sociedad civil del evento a bastonazos, de una manera nada democrática.

AI: Puntos fundamentales que está proponiendo Cuba para esta Cumbre.

BR:Se está trabajando en un documento en esta materia, orientado no sólo a la declaración política esencialmente de confirmación de los principios fundacionales de la CELAC acordados en Caracas, de respuesta a los terribles acontecimientos de la situación internacional, desde la acentuación de un orden económico excluyente, hasta los problemas de medio ambiente que son de extraordinaria gravedad o las amenazas a la paz.

Hoy se libran guerras en el planeta en abierta violación al Derecho Internacional. La OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte) decide invadir, decide bombardear o decide enviar comandos y desestabiliza países. Se realizan guerras no convencionales basadas en operaciones especiales, hay una doctrina de “cambio de régimen rosada”, supuestamente más eficiente menos brutal en su apariencia, pero eso está ocurriendo hoy.

La defensa de la paz yo diría que será un punto central en la posición cubana en la reunión, así como los temas sociales que son inevitables, porque América Latina y el Caribe es cierto que han avanzado mucho, pero es cierto también que es la región de más desigual distribución de la riqueza en el planeta, donde hay cientos de millones de personas que viven en la miseria y por tanto sentimos que la igualdad de oportunidades basada en la cobertura universal de salud y educación gratuita son pilares que la cumbre de la CELAC debiera considerar.

AI: Quiero ampliar esta respuesta o pedirle que amplíe esta respuesta Ministro y es ¿va a haber un documento final de la CELAC?, ¿ya está uno dando la vuelta entre las delegaciones?, ¿qué debe haber como punto inamovible y que no debería contener ese documento final?

BR:He tratado de explicarlo. Los documentos de las cumbres, yo no sé si usted lee los documentos finales de las cumbres y los televidentes, me imagino que tampoco los leen. Lamentablemente es así y la gente no se ve reflejada en estos eventos y a veces los documentos son percibidos como retóricos. Demasiadas cumbres y pocos resultados prácticos, como ha ocurrido en el proceso que expliqué ahorita desde el año 1999 hasta el 2012 en las cumbres birregionales entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea.

Los puntos que describí a mí me parecen esenciales y me siento medianamente satisfecho con los borradores del documento. Un documento de Cuba sería mucho más radical, un documento de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) yo creo que estaría más cerca de lo que quiere la gente, pero yo creo que estos documentos son progresistas que avanzan en la dirección correcta y que toman en cuenta cada vez en mayor medida los intereses de los pueblos, los factores que unen a nuestra región y postergan lo que nos separa.

AI: ¿Decisiones tomadas en consenso?

BR:El consenso es la práctica sobre la base en que funciona la CELAC, pero a mí me parece que estos consensos jamás pueden estar divorciados de los consensos de los pueblos, que es el consenso social, la legitimidad de los sistemas políticos que se asientan no sólo en que un día las personas vayan y voten en secreto en una cabina, sino que también tengan igualdad de oportunidades, la capacidad de elegir y ser elegidos, de revocar.

Entonces no siento que un analfabeto sea libre políticamente y, por otra parte, uno también percibe que algunos modelos democráticos se centran en el momento de una votación, que está condicionada por el dinero que tienen los candidatos, por el papel de la prensa, por el acceso a los medios.

Yo me inclino más por una democracia real, verdadera, participativa, una democracia “por el pueblo, para el pueblo, con el pueblo”, en la que la gente no sólo vote legítimamente, sino que ejerza de verdad los derechos económicos y sociales todos los días y que un gobierno no pueda meter un paquetazo económico sin consultar con la gente, ni se puedan aplicar políticas neoliberales que ayudan a una parte de la población, pero implican que una cuarta parte viva en la pobreza o la indigencia.

Entonces, me encantaría que tuviéramos un debate de fondo y este país es un lugar excelente para eso, un debate sobre la democracia, sobre lo que quiere la gente y la forma en que la gente participa en las decisiones cotidianas de gobierno.

AI: Muchas gracias, Canciller

BR: Muchas gracias

(Cubaminrex)

Anuncios

Acerca de Boris Cuba Moscu

Ciudadano cubano con status de emigrante
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s