Emotivo reencuentro del lanzador cubano José Ariel Contreras con sus fanáticos en la isla.

 PAZ  PAZ 

01.02.13.- Contrario a sus primeras intenciones de realizar una visita discreta con estricto carácter familiar, el lanzador cubano José Ariel Contreras llegó a Cuba hace más de una semana y desde entonces ha sido el protagonista de la noticia para muchos de sus compatriotas dentro y fuera de la isla.

El pitcher pinareño, que ha brillado con cuatro equipos en las Grandes Ligas, viajó por primera vez a La Habana en más de una década para ver a su madre Modesta Camejo, de 77 años, quien tuvo que someterse a la amputación de una pierna en el Hospital Salvador Allende, de la capital cubana.

La visita de Contreras es la primera de un deportista que se haya fugado de Cuba, luego de la implementación el pasado 14 de enero de la nueva política migratoria aprobada por el gobierno, que permite el regreso de los atletas que salieron del país por vías irregulares en la década de los años 90 y después de ocho años de su “deserción”.

“Estaba llorando en el avión. Esperé esto por 10 años”, expresó Contreras a la cadena CNN a su arribo a La Habana.

Desde su retorno a la isla, Contreras ha recibido muestras de afecto que se repiten en cada lugar donde acude con el resto de su familia, algo que echa por tierra la imagen de “traidor” a su patria que las autoridades cubanas trataron de imponer por mucho tiempo a todos los deportistas que abandonaban el país.

“Lo que más me impresiona es el entusiasmo y la acogida que le dieron sus fanáticos que lo recibieron como un héroe aquí en Pinar del Río”, comentó el miércoles a la Associated Press vía telefónica Dagoberto Valdés, un activista católico y director de la revista Convivencia de la ciudad de Pinar del Río, en el extremo occidente de la isla.

Valdés agregó que le llamó mucho la atención ver que “es el mismo Contreras, con su sencillez, la misma persona atenta a las necesidades de sus compañeros”.

Contreras acudió a un céntrico parque de Pinar del Río en la mañana del miércoles, “se tomó fotos en presencia de cientos de personas, fue un encuentro muy emocionante con el pueblo, la gente fue juntándose a su alrededor”, contó Valdés.

Pero qué diferencias hay entre el Contreras que abandonó la selección nacional en Monterrey, México, en octubre del 2002 y un año después firmó un contrato por cuatro temporadas y $32 millones con los Yankees de Nueva York, con él que regresa a Cuba ahora.

“Ninguna. Diez años de más, fuera de aquí, sin ver a mis fanáticos y a mi gente, pero todo igual. A mí me da mucha alegría ver cómo por cada lugar que pasaba, la gente me decía: ‘pero tú sigues igual, sigues siendo el mismo’, y eso me llena de orgullo, me da mucha energía para seguir, para subir pronto a la loma, porque como todos saben estuve fuera de la temporada el año pasado, por una lesión en el codo’’, declaró en exclusiva el espigado serpentinero a la revista OnCuba en una entrevista publicada en internet, en la tarde del miércoles en su casa en Las Martinas, su pueblo natal, en el oeste de la provincia de Pinar del Río.

Rodeado de su esposa, familiares y amigos, el pitcher se declaró un fervoroso seguidor de la pelota antillana y respaldó el regreso de Cuba al profesionalismo.

“Sí, sería bueno. De las primeras trece Series del Caribe, ganamos once, en un momento donde había cubanos regados por todas partes. Creo que eso te hace más fuerte. Hará que salgan más peloteros. El mejor béisbol del mundo está en Estados Unidos, pero allí juegan los japoneses, los coreanos, los dominicanos, los venezolanos. Los cubanos tendrían que insertarse en ese béisbol. La calidad subiría indiscutiblemente’’, añadió Contreras durante la entrevista con OnCuba.

Ante la posibilidad de que peloteros que desertaron puedan volver a jugar con el equipo nacional, Contreras dio también su punto de vista.

“Antes que todo somos cubanos. Dondequiera que estemos y haciendo lo que hagamos. Jugando béisbol o barriendo una calle en cualquier lugar del mundo, seguimos siendo cubanos. De hecho, yo tengo una cláusula, que firmé en 2002 con los Yankees donde dice que en contra de Cuba no juego. Si juego en un evento internacional, es con mi equipo. Y ese es mi sueño, tener la oportunidad de jugar por Cuba antes de retirarme. Pasa lo mismo con el resto de los peloteros que vivimos fuera. Pero no depende de uno. Agradezco al gobierno cubano por dejarme regresar. Lo otro sería representar al país. Si sucediera, entonces me retiro tranquilo’’, subrayó Contreras durante la conversación con OnCuba.

Un día antes de su llegada a Las Martinas, el serpentinero de 41 años estuvo en la peña deportiva del Parque Central en la Habana Vieja, un lugar escogido por los fanáticos del béisbol para conversar y polemizar sobre el deporte nacional en la isla.

Vestido de forma informal y con su anillo de campeón de la Serie Mundial del 2005, Contreras firmó gorras, billetes de dólar, dinero cubano y hasta el vestido de una mujer que acudió allí para saludarlo.

“Yo en verdad estoy a favor del cambio en la ley. En cuanto salió, dije, tengo la oportunidad de regresar, ver a mi gente, ver mi tierra de nuevo y así lo hice”, señaló Contreras a la agencia Reuters.

Sus palabras tuvieron eco en una multitud que superaba las 200 personas, en su mayoría hombres, que coreaban su nombre.

“Nos alegramos inmensamente de que Contreras esté aquí en Cuba, el país donde nació, lugar que defendió en otros momentos y la decisión que haya tomado es muy propia de él y hay que respetársela”, opinó un aficionado a Reuters en el encuentro con el derecho pinareño.

El pasado lunes CNN mostró en un reportaje sobre el célebre lanzador jugando en un terreno de pelota en la capital antillana con varios amigos, entre ellos Pedro Luis Lazo, su compañero por mucho tiempo en la novena cubana y en los equipos de su provincia.

“Siento un poquito de nostalgia’’, manifestó Contreras. “Es duro pasar 10 años sin ver a mi hermano, pero es bueno que haya podido venir y estoy disfrutando este momento’’.

Lazo, quien jugó pelota profesional este año con los Piratas de Campeche tras su retiro en la pelota cubana, se mostró muy complacido con la llegada de su coterráneo.

“Estoy verdaderamente feliz de que esté de vuelta, de vernos y de recordar las cosas que hicimos juntos”, sentenció Lazo. “Gracias a Dios que ahora puede regresar cuando él quiera. Ahora nos veremos con más frecuencia”.

Pero la estancia de Contreras en la isla, que ha aparecido en los medios de prensa en Miami, ha dividido a algunos de los fanáticos que siguen su carrera en las Grandes Ligas.

“Creo que es muy bueno que esta ventana se abra y los peloteros puedan regresar a ver a su familia’’, afirmó Roberto Pérez, quien transpira por sus poros béisbol y posee un negocio privado en el área de Hialeah, tras su llegada a Estados Unidos hace casi una década.

“Pienso que la visita de Contreras servirá de estímulo para otros jugadores más adelante’’.

Con apenas 12 meses de residencia en la Capital del Sol, Angel Alfonso no tiene reparos en respaldar la decisión de Contreras de regresar a La Habana .

“Estoy de acuerdo que cualquier pelotero pueda ir allá’’, alegó Alfonso, quien labora como ayudante de mecánico y reside en el área de Kendall. “Contreras es un ejemplo de que se puede triunfar en este país y ese es el mejor mensaje que él puede transmitir’’, sentenció.

Vecino de Westchester, Freddy García considera que hay dos ángulos importantes en el viaje del lanzador a la isla.

“Desde el punto de vista familiar me parece viable que vaya a ver a su madre’’, expresó García, quien se especializa en instalar gabinetes de cocina y lleva más de 15 años en territorio estadounidense.

“En el lado político me parece muy bueno porque, aunque va a estar vigilado, el pueblo podrá ver cómo él pudo superarse aquí, cómo es la vida en esta nación y cómo se volvió millonario con su esfuerzo. Ese detalle me parece genial’’.

Para Osvaldo Miranda, la visita del pitcher antillano, no es necesariamente un gesto que se deba aplaudir y así lo hizo saber en un programa radial que debatió el tema .

“Yo tengo amigos en Pinar del Río que me han dicho que a Contreras le tienen prohibido entrar al estadio Capitán San Luis en la cabecera de la provincia y compartir con los peloteros del equipo’’, aseguró este cubano que se dedica a limpiar jardines en la zona de la Pequeña Habana y vive en el sur de la Florida desde 1999.

“Si eso realmente es así este viaje no tiene ningún sentido porque su libertad de movimiento está controlada’’. Por RAUL RODRIGUEZ TIEL.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE BORIS

 

 

Anuncios

Acerca de Boris Cuba Moscu

Ciudadano cubano con status de emigrante
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s