57º PERÍODO DE SESIONES DE LA COMISIÓN DE LA CONDICIÓN JURÍDICA Y SOCIAL DE LA MUJER

PAZPAZ

INTERVENCION DEL REPRESENTANTE PERMANENTE DE CUBA ANTE LAS NACIONES UNIDAS, S.E. EMBAJADOR RODOLFO REYES RODRÍGUEZ, EN REPRESENTACION DE LA COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS

Nueva York,  4 de marzo de 2013
Sra. Presidenta:
Tengo el honor de intervenir en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
Los países de la CELAC están firmemente comprometidos con la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, así como con el respeto a todos sus derechos humanos y libertades fundamentales.
La CELAC reafirma la importancia de la aplicación plena y efectiva de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, y de los resultados del vigésimo tercer período extraordinario de sesiones de la Asamblea General. Reafirma además la importancia de que los Estados partes cumplan cabalmente con sus obligaciones internacionales, en virtud de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer.
El 2013 es un año para evaluar los progresos realizados en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, y para atender muchas cuestiones pendientes. Han transcurrido cerca de 18 años desde que se celebrara en 1995 la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Beijing, y se adoptara su Plataforma de Acción. A nivel multilateral, existe el consenso de que se debe dar prioridad a la igualdad entre los géneros y al empoderamiento de la mujer, como requisito indispensable para promover la agenda para el desarrollo, incluido el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Es por ello que la CELAC considera necesario continuar los esfuerzos para promover y potenciar la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, como elementos claves para el desarrollo económico y social. Los Estados Miembros de la CELAC, convencidos de que el desarrollo social y económico de nuestros países y la democracia plena sólo se pueden alcanzar en condiciones de igualdad genuina entre los hombres y las mujeres, nos comprometemos a incorporar plenamente la perspectiva de género en el diseño, aplicación y evaluación de nuestras políticas públicas.
Es necesario promover la participación de las mujeres en los procesos de adopción de decisiones gubernamentales e incrementar su representación en la administración pública, en particular en los estratos más altos del gobierno. El compromiso y las acciones para estimular la participación de las mujeres en los procesos de adopción de decisiones en los más altos niveles de las esferas política, económica, cultural y social, deben seguir siendo una prioridad en los programas nacionales e internacionales.
Por consiguiente, los Estados Miembros de la CELAC hemos emprendido iniciativas nacionales y puesto en práctica políticas públicas para promover el adelanto de la mujer. También hemos adoptado medidas nacionales para perfeccionar nuestros marcos jurídicos y normativos, mediante la armonización y promulgación de leyes sobre la igualdad entre los géneros que apoyen los esfuerzos para eliminar la discriminación de la mujer.
Sra. Presidenta:
Los Estados Miembros de la CELAC apoyan decididamente el establecimiento y el mandato de ONU-Mujeres. Acogemos con beneplácito los progresos realizados en la implementación de su Plan Estratégico para el bienio 2011-2013; agradecemos el establecimiento de su arquitectura regional, y saludamos las medidas de la Entidad para su pleno funcionamiento. Sin embargo, reconocemos que queda mucho por hacer. Los nuevos retos globales representan una nueva realidad que precisa una labor coordinada y coherente a todos los niveles.
La condición jurídica y social de la mujer es motivo de creciente preocupación en nuestras sociedades, particularmente la violencia contra la mujer y la trata de mujeres y niñas, la feminización de la pobreza y el VIH/SIDA, así como la carga desproporcionada que soportan las mujeres en el cuidado de personas que padecen enfermedades no-transmisibles, en vista de la creciente prevalencia de estas enfermedades.
También preocupa a la CELAC la situación de las mujeres migrantes, rurales e indígenas, las mujeres con discapacidad, las mujeres de edad y las mujeres de ascendencia africana; así como su acceso a los servicios de atención de la salud, incluida su salud sexual y reproductiva, la eliminación de obstáculos que impiden el alcance de iguales condiciones de trabajo para los hombres y las mujeres, la necesidad de conciliar el trabajo y las responsabilidades de la familia, y la importancia de que estas sean compartidas entre ambos progenitores, y entre los hombres y las mujeres en general.
Por lo tanto, la CELAC aboga por mayor diálogo, consenso y cooperación internacionales, incluida las cooperaciones regional, Norte-Sur, Sur-Sur y triangular, de manera que se puedan determinar e implementar más acciones para satisfacer las necesidades de las mujeres y las niñas, en todas las políticas y medidas centradas en hacer frente a los retos que plantean la crisis económica y social, el cambio climático, las barreras y distorsiones del comercio internacional, las crisis alimentaria y energética y demás retos compartidos.
Sra. Presidenta:
El Consenso de Brasilia que se adoptó en la Undécima Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, celebrada en Brasil en julio de 2010, bajo la organización de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) con el apoyo del Gobierno brasileño, ha demostrado ser una buena base para que nuestros países continúen trabajando por el adelanto de la mujer.
El documento solicita encarecidamente un mayor empoderamiento económico de la mujer e igualdad en el puesto de trabajo, así como mayor participación de la mujer en los procesos políticos; e insta a eliminar todas las formas de violencia contra la mujer. Asimismo, pide que se adopten medidas preventivas, punitivas, de protección y atención a las mujeres que son víctimas de la violencia, y que se garantice el acceso efectivo a la justicia y a la asistencia jurídica de las mujeres en situaciones de violencia. También subraya la necesidad urgente de mejorar la situación relativa a la ciudadanía de las mujeres y ampliar su participación en los procesos de toma de decisiones.
En el Consenso de Brasilia se acordó que deben realizarse actividades de formación y creación de capacidades, de intercambio y difusión de experiencias, con el fin de formular políticas públicas que promuevan la igualdad entre los géneros.
En este sentido, la CELAC espera con interés la celebración de la Decimosegunda Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, y agradece a la República Dominicana por actuar como anfitrión de la Conferencia en octubre de 2013. La CELAC desea resaltar la celebración de una consulta regional para América Latina y el Caribe en El Salvador, en febrero de 2013, en relación con este quincuagésimo séptimo período de sesiones de la Comisión.
La violencia contra la mujer
La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños acoge con beneplácito la selección del tema prioritario de este período de sesiones: La eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, y agradece los interesantes informes sobre el tema que el Secretario General ha presentado para este período.
La CELAC está firmemente comprometida con los esfuerzos para erradicar la violencia contra la mujer en todas sus formas y manifestaciones. Se deben tomar acciones específicas a todos los niveles para prevenir y erradicar este flagelo.
Al respecto, quisiera enfatizar que nuestra región ha desempeñado un papel de liderazgo. Los países de América Latina y el Caribe fueron los primeros en desarrollar instrumentos y mecanismos, a nivel regional e internacional, para prevenir y eliminar la violencia contra la mujer y promover el pleno goce de todos sus derechos humanos.
Con frecuencia, el agravamiento de las diferentes formas de violencia contra la mujer y la niña es consecuencia de la pobreza, el hambre, el analfabetismo y el desempleo. El adelanto y el empoderamiento verdaderos de la mujer solo se pueden alcanzar, si solucionamos todos esos problemas generales.
Debemos conceder prioridad a la erradicación del hambre y la pobreza, y a las acciones que garanticen que todas las mujeres y los hombres posean condiciones adecuadas de alimentación y vivienda; así como el acceso a la atención de salud, incluido sus aspectos físico, mental, sexual y reproductivo; y el acceso a la educación y el trabajo decente, con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida.
La CELAC reafirma la importancia de potenciar y fortalecer el acceso de las mujeres a todos los niveles de educación, servicios de atención de salud, empleo, incluido igual remuneración por igual trabajo, y protección social, así como la autonomía y el empoderamiento económico, como medios para reducir su vulnerabilidad ante la violencia.
Reafirmamos, además, la importancia de eliminar el persistente y creciente grado en que las mujeres se ven afectadas por la pobreza, abordar las causas estructurales económicas, y garantizar el igual acceso de todas las mujeres, incluidas las que habitan en zonas rurales, como agentes vitales del desarrollo, a los recursos productivos, las nuevas tecnologías, las oportunidades y los servicios públicos.
La CELAC insta a todos los Estados Miembros a incrementar y desarrollar las estrategias nacionales y a adoptar un enfoque sistemático, amplio y multisectorial sobre la legislación, la prevención, la aplicación de la ley, la asistencia, la rehabilitación y la incorporación en la sociedad de las mujeres y las niñas que son víctimas de la violencia.
La CELAC reconoce que para 2025, más del 20 por ciento de la población mundial tendrá 60 años o más; que el aumento en el número de personas de edad será mayor y más rápido en el mundo en desarrollo; y que tales cambios demográficos tienen profundas implicaciones para los derechos humanos e incrementan la necesidad imperiosa de hacer frente a la violencia y la discriminación que sufren las mujeres de edad, de manera más integral y sistemática. La CELAC insta, por tanto, a los Estados Parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer a que, en sus acciones para implementar las disposiciones de la Convención, consideren medidas encaminadas a promover y proteger los derechos de las mujeres de edad  y a responder a sus necesidades específicas.
Los Estados Miembros de la CELAC conceden particular importancia a la protección de las mujeres y las niñas en familias migrantes. La contribución de las trabajadoras migrantes al desarrollo de sus países de destino y de origen debe ser totalmente reconocida. Debemos poner fin a todas las formas de violencia y discriminación que afectan a las mujeres y las niñas de todas las edades, en muchos contextos. Los derechos humanos de los migrantes merecen total protección, de conformidad con las obligaciones internacionales de los Estados.
Nos comprometemos a intensificar las medidas para prevenir y combatir la trata de personas, incluido el “tráfico ilícito” y explotación de migrantes, en todas sus formas, y para garantizar la protección y cuidado de las víctimas de estos delitos, en especial las mujeres, las niñas y las adolescentes. Al mismo tiempo, llamamos a los Estados a que establezcan y fortalezcan puntos focales adecuados que contribuyan a la coordinación entre los países de origen, tránsito y destino, de la lucha contra estos delitos.
Sra. Presidenta:
Muchos han sido los avances de la comunidad internacional, casi 18 años después de Beijing y más de 30 años luego de la adopción de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. No obstante, no debemos olvidar cuán lejos aún estamos de cumplir todas esas metas y compromisos.
CELAC resalta la necesidad de ampliar la cooperación internacional en apoyo a las iniciativas nacionales de los países en desarrollo, diseñadas para promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer.
Nuestra Comunidad exhorta a los Estados Miembros y las organizaciones multilaterales, junto a todos los sectores de la sociedad, incluidos el sector privado, las instituciones de investigación y las organizaciones sociales, culturales y políticas, a aprovechar los progresos realizados, así como a enfrentar los nuevos retos que obstaculizan la eliminación y la prevención de todas las formas de violencia contra la mujer y la niña.
Mientras persistan las desigualdades entre los géneros, la humanidad en su conjunto no podrá vencer el subdesarrollo y la exclusión social. Es por eso que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños siguen comprometidos con la aplicación de medidas que garanticen el empoderamiento y la igualdad de la mujer.
La CELAC continuará cumpliendo todos los compromisos que nuestros países han asumido a nivel internacional, incluido nuestro compromiso de lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con el fin de contribuir al adelanto social, económico y político de la mujer. Finalmente, esperamos con interés la agenda para el desarrollo posterior a 2015 y el examen adecuado de los temas sobre la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, así como un enfoque que incorpore la perspectiva de género.
Muchas gracias
(Cubaminrex/ Misión Permanente de Cuba en Naciones Unidas)

Anuncios

Acerca de Boris Cuba Moscu

Ciudadano cubano con status de emigrante
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s